El islam es una religión abrahámica que aparece en la Península Arábiga en el siglo VII, y que se ha expandido por todo el mundo, contando en la actualidad con unos 1.300 millones de fieles, de diferentes tendencias, nacionalidades y grados de religiosidad.

 

El término islamismo, en cambio, se refiere a un conjunto de movimientos políticos de ideología variada que nace en Oriente Medio entre los siglos XIX y XX y que consisten en la adaptación a los marcos políticos modernos de una interpretación de las fuentes religiosas islámicas (el Corán o las enseñanza de Muhammad, -Mahoma, por su transcripción al castellano medieval-) Estas interpretaciones son muy variadas en función de cada contexto social y nacional, de ahí que el islamismo sea un movimiento heterogéneo. En los medios de comunicación se nos suele presentar el islamismo como una corriente radical y violenta, pero ésta es sólo, en todo caso, una rama marginal del mismo.

 

Por su parte, ‘islámico’ es un adjetivo utilizado para referirse a aquello relacionado con el islam; literatura, arquitectura, sociedades… No existe, por tanto, ni una ‘etnia musulmana’ ni una ‘lengua’ o ‘nación islámica’ sino tradiciones islámicas y personas musulmanas distribuidas por diferentes países, con lenguas y culturas diferentes.

 

 

Oficina de atención

Asociación Marroquí para la Integración de Inmigrantes.  C/Jinetes, 5, 29012, Málaga