Mientras que definimos como musulmana a la persona cuya religión es islam, islamista es la persona cuya ideología es el islamismo. Hay personas musulmanas que son islamistas y otras que no, pues la pertenencia religiosa no implica una filiación política concreta. Al igual que en España, por ejemplo, hay personas cristianas de "derechas" o de " izquierdas".

 

El islamismo es un conjunto heterogéneo de movimientos políticos que a partir de una interpretación de las fuentes islámicas crean un proyecto político. Dentro del islamismo hay diferentes corrientes, en ocasiones antagónicas entre sí. De entre la población islámica mundial hay quienes se adhieren a corrientes ideológicas islamistas y hay quienes no, e incluso quienes se le oponen con vehemencia.

 

De hecho, en la mayoría de los países musulmanes el islamismo es un movimiento opositor, en ocasiones perseguido o ilegal. Es el caso de Egipto, donde un golpe de Estado encabezado por el general Abdelfattah Al-Sisi depuso al presidente Mohamed Morsi, que era de tendencia islamista, prohibiendo a su partido. En Turquía -una República laica-, en cambio, gobierna el Partido de la Justicia y el Desarrollo dirigido por Erdogán cuyo partido es islamista.

 

Oficina de atención

Asociación Marroquí para la Integración de Inmigrantes.  C/Jinetes, 5, 29012, Málaga